“Las experiencias de aprendizaje más poderosas a menudo son el resultado de cometer errores”.

Por lo general, me dirijo a mis estudiantes con la frase anterior después de entregar trabajos, pruebas y exámenes calificados. Luego les doy tiempo a mis alumnos para que analicen cuidadosamente sus errores. También les pido que mantengan un registro / diario de los patrones de sus errores. Comprender cómo y dónde se equivoca lo llevará a un mejor aprendizaje y mejores calificaciones, un hábito que a menudo desarrollan los estudiantes de matemáticas con experiencia. ¡No es diferente a mí desarrollar mi próximo examen basado en una variedad de errores de los estudiantes!

¿Con qué frecuencia ha revisado su papel marcado y analizado sus errores? Al hacerlo, ¿cuántas veces te has dado cuenta casi de inmediato exactamente en qué te equivocaste y deseaste eso si solo hubieras detectado ese error antes de enviar tu trabajo a tu instructor? O, si no es así, ¿con qué frecuencia ha mirado de cerca para ver dónde salió mal y trabajó en el problema para la solución correcta solo para tener uno de esos momentos ‘A Ha’? Los momentos ‘A Ha’ o el repentino momento esclarecedor que resulta de la comprensión recién descubierta del error mal concebido generalmente significan un gran avance en el aprendizaje, lo que a menudo significa que rara vez volverá a repetir ese error.

Los profesores de matemáticas a menudo buscan esos momentos en los que están enseñando nuevos conceptos en matemáticas; esos momentos resultan en el éxito. El éxito de errores anteriores no suele deberse a la memorización de una regla, patrón o fórmula, sino que se deriva de una comprensión más profunda del “por qué” en lugar de “cómo” se resolvió el problema. Cuando entendemos los ‘por qué’ detrás de un concepto matemático en lugar de los ‘cómo’, a menudo tenemos una comprensión mejor y más profunda del concepto específico. Estos son los tres errores comunes y algunas soluciones para abordarlos.

Síntomas y causas subyacentes de errores

Al revisar los errores en sus documentos, es crucial que comprenda la naturaleza de los errores y por qué los cometió. He enumerado algunas cosas que debe buscar:

  • Errores mecánicos (número transpuesto, matemática mental descuidada, enfoque apresurado, paso olvidado, falta de revisión)
  • Errores de aplicación (malentendido de uno o más de los pasos requeridos)
  • Errores basados ​​en el conocimiento (falta de conocimiento del concepto, no familiarizado con la terminología)
  • Orden de las operaciones (a menudo se deriva del aprendizaje de memoria en lugar de tener una verdadera comprensión)
  • Incompleto (práctica, práctica y práctica, esto conduce a tener el conocimiento más disponible)

¡El éxito es el fracaso de adentro hacia afuera!

Piense como un matemático y aprenda de sus errores anteriores. Para hacerlo, le sugiero que lleve un registro o diario de los patrones de errores. Las matemáticas requieren mucha práctica, repasa los conceptos que te causaron dolor de exámenes anteriores. Conserve todos sus papeles de prueba marcados, esto le ayudará a prepararse para las pruebas acumulativas en curso. ¡Diagnostique problemas inmediatamente! Cuando esté luchando con un concepto específico, no espere para recibir ayuda (es como ir al médico tres días después de romperse el brazo) obtenga ayuda inmediata cuando la necesite, si su tutor o instructor no está disponible – tome el iniciativa y conéctese en línea, publique en foros o busque tutoriales interactivos que lo guíen.