¿Recuerdas que has visto algunas películas y todo es normal sin intervención humana? Bueno, parece que la ciencia ficción se ha convertido en una realidad en muchas partes del mundo.

La tecnología y las tendencias digitales son parte de nuestro trabajo diario. Si los agrega a dispositivos móviles como teléfonos inteligentes o tabletas, podemos decir que también están al alcance. Bajo esta lógica, surgió un concepto muy famoso: el Internet de las Cosas.

El Internet de las cosas (IoT) también se conoce por su abreviatura en inglés, que es la definición de la interconexión digital de objetos que se utilizan a diario con Internet. Esto permite que un objeto o dispositivo gestione y controle su funcionamiento como una persona.

Este concepto fue propuesto por Kevin Ashton del Massachusetts Institute of Technology (MIT) en 1999 y ha sido estudiado por varias universidades de todo el mundo, una de las cuales es la UPC.

Internet de las Cosas controla los objetos del entorno a través de Internet, lo que representa la mejora de la calidad de vida de las personas.

La aplicación y su conexión al dispositivo son compatibles con Internet de las cosas; por ejemplo, si los electrodomésticos de la casa están conectados a la red, se pueden gestionar a través de Internet. Para ello se necesitan los siguientes elementos: Internet o red de datos, sensores en los dispositivos conectados a ella y Cloud Computing (una tecnología que permite el acceso remoto y acomoda la conexión física con dispositivos digitales en un entorno virtual).

El Internet de las cosas agrega nuevos métodos todos los días. Además de aliviar las tareas cotidianas como el grado de iluminación de la tableta en la habitación, en el entorno global, también brinda soluciones de gran importancia para la comunidad.

Internet De Las Cosas Infografia
Internet De Las Cosas Infografia